[ Belong es el blog de Homie ]


Si estás en ese punto en el que piensas que es momento de independizarte y vivir en tu propia casa, seguramente tienes razón. Siempre tenemos pretextos para no hacerlo, por eso te presentamos las excusas más usadas y cómo combatirlas.


1.     Piensas que no te alcanza. A la hora de pensar en rentar, lo que más pesa es el dinero. Seguramente crees que con lo que ganas no te alcanzaría para nada bueno, pero estás muy equivocado. Existen muchas opciones de depas que están a tu alcance. Investiga las zonas que están a tu alcance. Una alternativa es conseguir roomies para que se dividan los gastos.

2.     Crees que es más fácil seguir viviendo con tus papás. Por un lado, es cierto que es difícil ser el responsable de la casa: tener que lavar tu ropa, tus trastes, organizar, limpiar, ir al súper, etc., pero la verdad es que tener que hacerlo tú te da la libertad de escoger lo que te gusta. Si te gusta tener libros tirados en el piso de tu cuarto, nadie te va a decir que está mal. Si llegas en la madrugada de fiesta, no tienes que dar explicaciones. Puedes hacer tus cosas como tú quieras.


3.     Estás esperando el depa “ideal”. Es importante vivir en un lugar que te guste, pero nada es perfecto. Puedes hacer una lista de lo que definitivamente necesitas que tenga tu nueva casa y lo que puede no tener. Ve todas las opciones que hay. Puede que si encuentres el espacio ideal, pero si no, encontrarás algo que se acerque mucho.

4.     Te da miedo vivir solo. Si no estás acostumbrado, pensar en vivir solo puede ser aterrador. Pero, por otro lado, es una excelente manera de conocerte a ti mismo y disfrutar tu independencia. Piensa que puedes escuchar música a la hora que sea, estar en pijama todo el día, dejar las cosas sin que nadie las mueva de lugar. Si esto no te convence, siempre puedes tener un roomate.


5.     No tienes muebles. Muchos de los depas en renta vienen ya amueblados, pero, aunque no, esto no es necesariamente un problema. Empieza por llevarte lo que ya tienes: tu cama, tu cajonera, tus burós, etc. Lo demás, lo puedes ir consiguiendo poco a poco. Hay muchas tiendas donde venden muebles baratos, o hasta los puedes hacer tú mismo. También puedes preguntarle a tus amigos y familiares de cosas que ya no usen.

No lo dudes más, deja las excusas y decídete a rentar tu propio depa. En la página de homie.mx puedes encontrar opciones para rentar rápidamente y sin tanto trámite.



Carlos Arias Moraida

relacionados

La nueva forma de rentar en CDMX

Conoce más