[ Belong es el blog de Homie ]


Todos tenemos el sueño de salir de la casa de nuestros padres y mudarnos por fin a nuestro primer departamento, pero cuando nos topamos con la realidad nos damos cuenta de que no todo es miel sobre hojuelas. Requiere de muchos procesos y algunos detallitos escondidos que a nadie le enseñan. Sin embargo, hay algunos objetos básicos que podemos tener desde el principio que nos pueden ayudar a hacernos la vida más fácil:

·       Colchón y ropa de cama. Dormir es de lo más importante para todos. Si no te alcanza para invertir en un buen colchón, llévate el que tienes en casa de tus papás. Te aseguro que te dicen que sí. Y ya que estás en eso, acuérdate de llevar sábanas y almohadas.

·       Refrigerador y microondas. Mientras equipas tu cocina con el mejor horno y estufa, si es que el departamento no lo tenía incluido, necesitas por lo menos tener un refrigerador para guardar lo que vayas comprando de comida. Es mucho más barato ir al súper que salir a comer todos los días. Además, a todos nos gusta comer algo caliente, así que un microondas es indispensable. No vas a cocinar la gran maravilla, pero de hambre no te mueres.

 

·       Cafetera y taza. Si eres de los adictos al café, esto es un must. No hay nada mejor que un café calientito y cargado en las mañanas para despertar a gusto.

·       Toallas. Muchas veces las toallas son algo en lo que ni pensamos, pero son muy importantes. Consigue al menos dos a la hora de la mudanza para que no sufras después del baño.

·       Silla(s). Es cierto que tú mismo puedes sentarte en tu cama, o hasta en el suelo, pero seguramente vas a querer que tus amigos y familiares conozcan tu nueva casa. Hay sillas de todo tipo y precios que puedes comprar para que al menos tus visitas puedan sentarse un momento.

·       Caja de herramientas. Siempre, y especialmente en un nuevo lugar, hay cosas que se tienen que arreglar. Tener un martillo, un desarmador, y demás herramientas, te va a salvar de cualquier apuro.

·       Escoba y recogedor. Si no quieres que tu casa sea un basurero, por lo menos compra una escoba y un recoger para limpiar. Ya si puedes, consigues también una cubeta y un trapeador. 

 

Todo lo demás, como los sillones, la vajilla fina, las copas, demás muebles, irán llegando poco a poco. No te desesperes, la experiencia vale la pena.



Carlos Arias Moraida

relacionados

La nueva forma de rentar en CDMX

Conoce más