[ Belong es el blog de Homie ]


Existen muchas razones para cambiarse de casa. Tal vez encontraste un depa que te gusta más, o tal vez se te acabó el contrato y el dueño no quiere renovar. Cualquiera que sea la causa, mudarse puede resultar una pesadilla si no planeas cómo hacerlo, así que mejor tómate el tiempo para que salga lo mejor posible.

Lo más importante de todo es hacerlo con orden. Lo mejor es ir cuarto por cuarto, no empezar uno nuevo hasta acabar el anterior. Esto te va a ayudar a tener las cajas o maletas identificadas y que sea más fácil saber donde van a la hora de llegar a tu nuevo hogar. Además, terminar todo un espacio da la sensación de que vas avanzado, lo que es básico para no desesperarse. Se aconseja marcar las cajas por lugar, por ejemplo, la cocina con una estampa roja, la sala azul, el baño verde; y así cada uno. También puedes hacer un inventario de todo lo que tienes para que nada se pierda.

 

Otro punto recomendable es depurar, esto se hace al principio de cada habitación. Mientras vas empacando, ve sacando lo que no te quieres llevar. Puedes ponerlo en categorías: basura, reciclaje, cosas para regalar, cosas prestadas para devolver, etc. La idea es aprovechar la ocasión para hacer una limpia de todo lo que tienes.

 

Con respecto a empacar objetos, estos son algunos consejos:

·     Como empacar toma tiempo, pon las cosas que necesitas en el día a día en una bolsa o caja especial que tengas a la mano, como el cepillo de dientes, jabón, toalla. Puedes hacer lo mismo para los accesorios de empaque, cinta canela, tijeras, plumones, cutter.  

·     A la hora de empacar cosas pesadas, como libros, utiliza cajas pequeñas para que puedas cargarlas fácilmente.  

·     La vajilla, vasos y cosas de cristal, se tienen que embalar por separado y con mucho cuidado antes de acomodar. De otra manera, llegaría todo roto. Puedes envolver cada pieza en periódico y papel burbuja.

·     Recuerda no mezclar lo que va en diferentes cuartos, a menos que sean cosas frágiles que vayan en alguna caja especial. Marca visiblemente las cosas que se puedan romper para que tengan especial cuidado.

·     La ropa colgada, en vez de quitarle los ganchos y meterla en maletas, puedes tomarla tal cual esta y envolverla en una sábana o bolsa de plástica, la amarras y listo. Cuando llegues a tu nueva casa solo lo sacas de ahí y lo cuelgas, lo que te ahorra tiempo de estar poniendo ganchos a cada prenda.

·     Los objetos valiosos como joyas, dinero, pasaportes, papeles, etc., llévalos tu mismo, no te arriesgues.

·     En cuanto a los electrodomésticos y equipos electrónicos, si aún conservas sus empaques originales, guárdalos ahí. Si no, busca cajas que se ajusten a su tamaño y ten especial cuidado a la hora de moverlos.

·     De lo último que empacas, y lo primero que sacas, es todo lo que está en el refrigerador y congelador. Mucho de eso probablemente no aguante el viaje, pero lo que crees que sí, déjalo hasta el final. Aparta una caja especial y guarda los alimentos ya que todo lo demás está listo para irse.

 

Aunque para los muebles casi siempre la gente de la mudanza te ayuda, te recomiendo que estés pendiente de todo, estos son los tips:

·     Todos los muebles se tienen que embalar antes de moverse. Puedes usar cobijas y cojines para proteger los que más te preocupen.

·     Si alguno se tiene que desarmar, guarda en una bolsita los tornillos y partes pequeñas, y márcala para que sepas de que mueble es y puedas armarlo fácilmente.

·     No pongas cinta directamente sobre los muebles, se pueden dañar.

·     Cuando muevas la lavadora, asegúrate de desconectar y vaciar todas las mangueras, y guardarlas posteriormente.

 

No olvides revisar todos los cuartos antes de irte para no dejar nada. Si sigues estos consejo, será mucho más fácil acomodarte en tu nueva casa y regresar a la normalidad.

 

 

 

 



Carlos Arias Moraida

relacionados

La nueva forma de rentar en CDMX

Conoce más