[ Belong es el blog de Homie ]


El cuarto de lavado no tiene porque ser un caos, es usual que se convierta en un desastre y no quieres que nadie lo vea.

Tener un cuarto de lavado organizado y con una decoración a tu estilo, te permitirá evitar estresarte por todo lo que se acumula, ya sea que tu te encargues de él o cuentes con alguien más que te ayude con las tareas del hogar.

Solamente diseña el lugar de acuerdo al espacio con el que cuentas, la distribución de los cajones y electrodomésticos, podrá ser en forma vertical u horizontal.


Cestas, bolsas o recipientes

Son indispensables para colocar la ropa sucia y separarla de acuerdo a colores, telas delicadas o tipo de ropa. Elige entre botes, cestas, bolsas o incluso cajones, busca el material que más te guste, hay bolsas de tela, contenedores de plástico, acero, estambre, etc. Dependerá de tu gusto y del espacio que tengas destinado para tu cuarto de lavado.


Como recomendación, destina un pequeño cesto para aquellos calcetines que pierdan su par, así en cualquier momento lo encontrarás más fácil que en el cajón de la ropa.


Lugar de tendido

Si no cuentas con un espacio abierto, no te preocupes, ocupa el espacio disponible y coloca un pequeño lugar de tendido, si te gusta lo sencillo, con un tubo en la parte alta bastará y además, los ganchos te ayudan al momento de ahorrar espacio son muy útiles.


Integra el lugar de planchado

Para que el proceso sea más ágil, integra el lugar de planchado, busca distintas tablas de planchar, puedes colgarla detrás de la puerta, hacer un diseño plegable o integrarla en uno de tus muebles, así los ganchos que hayas colocado con ropa ya seca, podrás utilizarlos para dejar la ropa completamente terminada.


Lugar para Detergente

Destina un lugar específico para guardar todo lo que sea necesario para la limpieza como detergente, suavizante de telas, plancha, pinzas, cubetas, escoba, toallas, pastillas de cloro, etc. Para los productos químicos, si lo deseas, puedes utilizar recipientes de vidrio para darle más vista, siempre recuerda agregar una etiqueta que indique de qué producto se trata.

 

Juega con tu imaginación, compra los materiales ya hechos o date un tiempo para construirlos tu mismo, recuerda que el cuarto de lavado debe darte esa sensación de limpieza, orden y frescura para que sea menos pesado realizar la limpieza de tu hogar. Puedes ocupar este espacio para almacenar todo lo que tenga que ver con higiene y cuidado personal.



Jannette Figueroa Maya

relacionados

La nueva forma de rentar en CDMX

Conoce más