[ Belong es el blog de Homie ]


Una escritura pública es un documento que se hace ante un notario público, en el que éste comprueba que quienes celebran el acto ante él son quienes dicen ser, los identifica y verifica que la identificación que presentan es legal y válida, dando con ello fe de conocerte y de conocer a quien te vende, te presta, te renta o te da un poder. Después, el notario da fe de que frente a él se está entregando una cantidad de dinero por el pago de la compraventa, de la renta o del préstamo, constando de que forma se paga (en efectivo, cheque o con transferencia electrónica bancaria). Su finalidad es proteger tus derechos y tu patrimonio, ya que es la única forma para tener la certeza jurídica de la propiedad ante terceros, incluyendo los bancos para contratar créditos con garantía hipotecaria.


El Registro Público de la Propiedad es una oficina del estado en la que se lleva un registro de todos los movimientos ligados con inmuebles. Cualquier contrato, por simple que sea, si está relacionado con inmuebles, debes estar inscrito ahí. Al ser público, puede ser consultado por cualquiera que tenga interés en conocer algo de ese inmueble: si tiene algún embargo, si está hipotecado, si en verdad pertenece a quien dice ser el propietario, si tiene algún problema para ser vendido o dado en garantía. En esta oficina es donde se tramitan los certificados de libertad de gravámenes de la propiedad. Generalmente quien consulta con el Registro Público de la Propiedad es el notario, a él es a quien puedes pedirle la información que te interesa de una casa. Incluso, el notario está oblicado a pedir el certificado de libertad de gravámenes antes de otorgar una escritura con un contrato de compraventa de un inmueble, o un contrato el el que se use dicho inmueble en garantía.

Los beneficios que tiene hacer este trámite son:

·       Que eres considerado como único y verdadero propietario del inmueble, mientras no se declare lo contrario en sentencia judicial.

·       Te da protección frente a los acreedores del vendedor. Si el vendedor no paga una deuda, los acreedores embargarán sus bienes que estén inscritos en el Registro de la Propiedad.

·       Te da protección judicialmente en caso de que se discuta tu derecho de propiedad o derecho de ocupación.

·       Si tu casa está inscrita, nadie puede adquirir nungún derecho sobre ella sin tu consentimiento.

Los requisitos para inscribir un inmueble ante el Registro Público de la Propiedad son, antes que nada, tener la Escritura pública de propiedad que quieres registrar. Si la casa fue previamente inscrita por el expropietario, tienes que registrar el contrato de compraventa, para transferir el título y los derechos del inmueble al nuevo dueño. Y, por último, llenar la solicitud del trámite, en la que tienes que marcar el tipo de inscripción que se lleva a cabo, dar tus datos personales, los del inmueble, los antecedentes registrales y los datos proporcionados por el notario. Además, cuando hagas el trámite tienes que llevar un avalúo comercial del inmueble, un certificado de libertad de gravamen, la declaración de impuesto sobre la renta, el recibo del impuesto predial al corriente, identificación oficial con copias de los involucrados, y la ficha de pago, mismo que depende del costo de la vivienda.

Al registro tienen que ir todos los involucrados en el acto con una cita previa que se puede tramitar en la página del Registro de la Propiedad de tu localidad. Si ell trámite procede, en aproximadamente 20 días, obtienes la constancia con vigencia indeterminada que acredita tu posesión sobre el inmueble.


Si vives en la Ciudad de México, puedes encontrar toda la información para hacer tu solicitud en la página de Tramites CDMX, en la sección del Registro Público de la Propiedad y Comercio (RPPyC).



Carlos Arias Moraida

relacionados

La nueva forma de rentar en CDMX

Conoce más