[ Belong es el blog de Homie ]


Parece en ocasiones que el ahorro es casi imposible de lograr, más con las cuentas que se tienen que pagar, el gasto hormiga y por si fuera poco, los nuevos gastos hormiga. Sin embargo, si estás decidido como sea a ahorrar de una buena vez, el método hormiga te ayudara a crear un fondo sin que lo notes.

No te detengas por nada, no busques ningún pretexto, elige cualquier lugar para ahorrar, desde alguna alcancía que tengas por ahí, hasta un bote que ya esté vacío.

Determina la frecuencia, hay quienes deciden poner una meta diaria, semanal, quincenal o mensual, dependerá también de la frecuencia de tus ingresos y gastos.

Para el monto que deseas ahorrar, también está a tu criterio, sin embargo, determinar una moneda o billete de cierta denominación puede hacerlo más fácil.

Si quieres empezar poco a poco puedes elegir guardar todas las monedas de $10 o billetes de $20 que lleguen a tus manos.

Se fuerte y resiste la tentación de tomar, aunque sea una pequeña cantidad, si lo haces una sola vez pensando en que no afectará tu ahorro, para la segunda ocasión será aún más fácil quitar que sumar a la alcancía.

Define con qué frecuencia vas a revisar el ahorro que tienes y decide si lo guardarás en una cuenta de banco o incluso, hay quienes se sienten más cómodos definir revisar la cantidad total que han guardado y cambiarlo por divisas, sin importar si es poco o mucho. Esta forma incluso puede ayudarte a que sea más difícil gastarlos.

Utiliza más efectivo que tus tarjetas. Así poco a poco harás conciencia del dinero que utilizas de forma diaria, ya que la costumbre actual es pagar con tarjeta, transferencia o a través de las apps.

 Son métodos fáciles de implementar que te permiten darle la vuelta al gasto hormiga, puedes hacerlo de forma individual, en pareja o con toda la familia.

Busca maneras didácticas de realizarlo, incluso con tus roomies, así como se dividen las tareas diarias, pueden imponer “multas” cada que no las realicen a tiempo y con el dinero que se junte pueden pagar los servicios básicos.

Ya lo sabes de gota en gota, se llena el vaso.




Jannette Figueroa Maya

relacionados

La nueva forma de rentar en CDMX

Conoce más