[ Belong es el blog de Homie ]


¿Recuerdas hace cuánto compraste tu calentador de agua? Es uno de los elementos cotidianos más importantes pero de los que no nos preocupamos hasta que algo fallo, sin embargo, al igual que los electrodomésticos, requiere de mantenimiento constante para garantizar su buen funcionamiento.

Evita quedarte sin agua caliente y mejor sigue estas recomendaciones

El promedio que tienen los boilers es de aproximadamente entre 8 a 15 años, por lo que es importante que tengas presente la fecha de compra, depende del modelo y buen uso. Si no cuentas con la factura o nota de compra, revisa tu calentador, puede ser que la fecha de fabricación siga visible.

Si visiblemente tiene signos de óxido y corrosión en la tubería o cualquier otro lado del calentador, lo mejor es que llames a un especialista para que evalúe el estado y defina si necesita mantenimiento o cambiarlo por completo.

Fuera del boiler, puedes darte cuenta también si existe algún problema, revisa si tu regadera o tubería muestran signos de óxido cuando utilizas agua caliente, puede ser porque puede ser por culpa del calentador.

Si cada vez tienes que hacer un ajuste en la temperatura del agua y notas que sale menos caliente de lo normal, considera también hacer una revisión.

Revisa si no tiene fugas de agua, en ocasiones se generan pequeños charcos o humedad a los que no le tomas importancia.

Cuando utilizas tu calentador has notado de ruidos o pequeños golpes que provienen del interior, puede ser por los sedimentos que se forman por el paso del tiempo, esto te indica que debes cambiarlo próximamente, de lo contrario, se sumará una factura mayor en tu cuenta de gas, ya que necesitará de más por la poca eficiencia que tiene.

La válvula de alivio de tu boiler tiene que revisarse por lo menos una vez al año, es una pieza clave para su buen funcionamiento y seguridad.

Algunos modelos deben ser drenados cada cierto tiempo para mantener la eficiencia del producto y para alargar su vida.  Esto ayuda a que no se generen sedimentos en el interior, muchas veces la calidad del agua caliente que sale de tus tuberías no se debe a la zona, puede ser tu calentador. Muchas veces si no se realiza este proceso, incluso puede presentar un olor fétido por los minerales que se acumulan.

 



Jannette Figueroa Maya

relacionados

La nueva forma de rentar en CDMX

Conoce más