[ Belong es el blog de Homie ]


A veces, el tiempo no nos da para realizar todas las tareas que tenemos planeadas y muchas veces realizamos la limpieza de la casa de forma superficial o lo más rápido que se pueda, sin embargo, esto puede provocar que estés cometiendo algunos de los errores más comunes.

Utilizar el mismo trapo

No uses el mismo trapo para limpiar todas las áreas de la casa, lo que sucederá es que los gérmenes y polvo de las superficies anteriores, terminarás por regarlos en cada rincón a pesar de utilizar algún limpiador.

Designa un trapo para cada habitación o área, sobre todo los del baño no deberán combinarse con ningún otro, además elije el material más amable de acuerdo con tus muebles o superficies. Al finalizar la limpieza, perfectamente puedes echarlos a la lavadora con tu ropa.


Guardar inmediatamente el cepillo del inodoro

Al terminar de utilizar el cepillo del inodoro no lo guardes inmediatamente porque estarás generando humedad y bacterias.

Lo mejor que debes hacer es desinfectarlo de manera frecuente y dejarlo secar completamente antes de guardarlo en el contenedor.


No lavar la cortina de baño

El agua y jabón que cae de la regadera a la cortina no es suficiente para mantenerla limpia. Entre los pliegues de la misma cortina, se genera moho que puede ser visible o no, por eso debe ser constante su limpieza.

Puedes cambiar tus cortinas por unas que estén fabricadas con vinil o tela para que las puedas lavarlas con mayor facilidad, incluso en tu lavadora en ciclo delicado.

Al terminar de bañarte, utiliza un trapo específico para dejar la cortina seca.


Limpiar primero el piso

Para hacer una correcta limpieza, no empieces por el suelo, comienza en cada cuarto por la parte más alta, cortineros, ventanas, paredes, muebles y al finalizar el piso, con esto evitarás que tengas que volver a limpiarlo porque cae polvo o migajas de la mesa al suelo.


No limpiar la lavadora

Aunque pienses que la lavadora se mantiene limpia porque le agregas jabón y suavizante, no es así. El polvo, bacterias, ácaros, etc., permanecen en el interior, tapa o manija de la lavadora.

Otro error común es cerrar la tapa inmediatamente al terminar de utilizarla, en su interior todavía hay espacios con agua que generan humedad y pueden provocar un mal olor.

Para asegurarte de su limpieza, revisa las instrucciones, algunas requieren de productos especiales para su desinfección total como pastillas o líquidos, una solución casera es utilizar vinagre y bicarbonato.


No revisar productos químicos

Revisa la etiqueta de los productos de limpieza que utilizas, algunos requieren de indicaciones específicas para que sea eficaz su desinfección y limpieza, por ejemplo, aplicarlos por un tiempo determinado, no mezclarlos con otros productos, rebajarlos con agua, etc. Además, revisa si lo que buscas es solamente para limpieza, antibacterial, quita sarro, etc.



Jannette Figueroa Maya

relacionados

La nueva forma de rentar en CDMX

Conoce más