[ Belong es el blog de Homie ]


Para tener una cocina de fotografía no es necesario una gran inversión de tiempo y dinero, sólo falta un poco de ingenio y paciencia para dejar todo de la manera más eficiente y organizada para que permanezca así.

Caos en la despensa

Después del super, no dejes todos los productos en cualquier alacena sin ordenar. Haz una clasificación, puede ser por productos enlatados, pastas, aderezos, etc. O de acuerdo a la frecuencia con la que lo utilizas.

Muy importante que, aunque no consumas todo, ten presente la fecha de caducidad para que tu despensa no se llene de productos ya caducados.

Si cuentas con recipientes herméticos de vidrio, son ideales para guardar chocolate, cereales, especias, etc. Con esto evitarás también llenarte de cajas o bolsas y por supuesto, le dará una mejor vista.

Procura dejar un poco de espacio disponible, en caso de que adquieras algo más en el super, podrá tener un lugar y no quedarse en la mesa.

 

Mueble o espacio de químicos

Conserva siempre acomodado el espacio en donde pondrás los detergentes, jabón, desengrasantes y esponjas. Si no cuentas con un lugar amplio, puedes aprovechar las puertas para almacenarlos o el espacio debajo de la tubería.


Lavaplatos impecable

Consigue un escurridor de acuerdo al volumen de platos y vasos que ocupas con regularidad. Así no dejaras nada sucio por no tener espacio en dónde colocarlos.

Busca aquellos como el acero inoxidable para evitar la creación de bacterias y límpialos de manera frecuente. Deberás mantener este lugar impecable, ya que los restos de comida pueden atraer a plagas no deseadas en casa.

Designa un lugar especial para la esponja y mantenla siempre en buenas condiciones.


Vajilla en orden

No es necesario que tu vajilla esté completa a la vista, mejor organízala de acuerdo a los tamaños y frecuencia de uso, separa los vasos y tazas. Si no ocupas el juego completo, guarda el resto, así no te quitará espacio útil.


Una forma muy cómoda es colocar separadores y estantes en la alacena para organizar los platos por diferentes tamaños e incluso las ollas y sartenes, evita tener una pila de cacerolas que son poco prácticas.


Repisas

Si el espacio no es suficiente y aún te faltan colocar más cosas, coloca repisas, algunas son muy fáciles de montar, sólo decide en qué lugar y el tamaño. De igual forma, lo que vaya en este lugar, deberá ir ordenado. Pueden ser recetarios, especieros, etc.


Cajón de cubiertos

Este es uno de los terrores más vistos en la cocina, un cajón en donde las cucharas, tenedores, cuchillos, volteadores, etc. Se enciman y van de un lado del cajón al otro para encontrar una cuchara.

Busca un separador en donde quepan todos y date un tiempo cada que los guardes. Si lo prefieres, puedes reducir el número de cubiertos para que tengas mucho más espacio.


Lo que no debes hacer

Evita a toda costa ocupar el horno de la estufa como alacena, mejor asegúrate de tener todo en un lugar designado y este lugar libre para cuando lo requieras.

Lo que no uses, dónalo o tíralo, no tengas apegos por ese sartén al que no se le pegaba nada, pero cuyo teflón ya desapareció, mejor adquiere uno nuevo.

Ubica lo que no tiene demasiado movimiento en tu cocina y regularmente cámbialo de lugar, no lo dejes estático mucho tiempo, se acumulará el polvo y puede ser un lugar ideal para las plagas.

Para evitar generar manchas de grasa difíciles de quitar, después de que termines de cocinar, limpia tu estufa y lava los platos, no dejes que nada se acumule, aunque sea por un día.

Aprovechar los espacios disponibles en forma vertical u horizontal no significa colocar todo lo que te encuentres, apuesta por la armonía visual y la eficiencia.



 



Jannette Figueroa Maya

relacionados

La nueva forma de rentar en CDMX

Conoce más