[ Belong es el blog de Homie ]


Después de un día largo y pesado, queremos llegar a la tranquilidad de nuestro hogar para descansar, hacer algunas otras actividades o simplemente tener un sueño reparador, por lo que un ambiente de calma es necesario.

Todos tienen derechos y responsabilidades

La convivencia sana y buenas relaciones sociales, se deben al Ley que regula el Régimen de Propiedad en Condómino, en donde se indican responsabilidades y derechos, que ayudan a mantener el orden, cómo resolver controversias y cuáles son las sanciones que podrían aplicarse en caso de incumplirlas. 

En ocasiones, algunos edificios pueden tener un reglamento interior que es acordado por asamblea, por ejemplo, no permitir mascotas o indicaciones para fiestas como horarios y volumen de música.


Es por estas razones, seas propietario o inquilino, que es necesario seguir las reglas del edificio, en primer lugar, no crearías conflictos y en segundo, podrás disfrutar de un espacio agradable.

Seguir estas reglas no solamente trae tranquilidad, también tiene beneficios para cada uno de los habitantes del inmueble, como la preservación en buenas condiciones de todo el inmueble y garantizar la seguridad de la propiedad privada.

Sé un inquilino responsable

Si estas habitando una propiedad, sea tuya o ya sea que te encuentres rentando, debes saber que en todo lugar existen reglas para evitar molestar, así cada uno respeta los espacios individuales y deben cuidarse adecuadamente los que son comunes.

En caso de no cumplir con el reglamento, si eres inquilino, esto puede ser un factor para que el propietario decida no volver a renovar el contrato contigo, además también podrían tus vecinos extender una queja por tu mal comportamiento.


Conoce el Reglamento con anticipación

La recomendación siempre es conocer este reglamento antes de firmar un contrato, ya que en ocasiones no se ajusta al estilo de vida de las personas, tal vez no acepten mascotas y en caso de ser permitidas, también existe un reglamento para quienes tienen mascotas. 

Las reglas son muy básicas y necesarias, debes ocupar únicamente tu lugar de estacionamiento, colocar la basura separada en los contenedores específicos, cuidar de las áreas compartidas como roof garden, elevadores, escaleras, patios, jardines, portería, etc.


Como propietario también debes seguirlas, incluso puedes hacer reparaciones y obras, pero solamente dentro de tu propiedad privada y sin afectar las áreas comunes.

Como verás no solamente se trata de decir ¡Buen día! O sonreír a tus vecinos, son reglas necesarias para conseguir paz en tu hogar y edificio. Considera que también puedes seguir algunas recomendaciones para no ser un propietario incómodo.



Jannette Figueroa Maya

relacionados

La nueva forma de rentar en CDMX

Conoce más