[ Belong es el blog de Homie ]


Compartir tu hogar con un roomie es una de las mejores experiencias que tienes al rentar, sin embargo, debes tener algunas consideraciones para rentas compartidas e identificar qué tipo de roomie eres y aquellos que debes evitar

Ante todo, recuerda que debes establecer claramente las reglas de convivencia entre roomies para no tener fricciones y si aún así, la tranquilidad no llega a tu hogar, seguramente es porque tienes alguno de estos roomies que debes evitar si no quieres tener inconvenientes durante el arrendamiento y aprende a identificar señales que indican que debes cambiar de roomie.

Oops... olvidé la renta

La responsabilidad es un punto importante que debe tener tu roomie, si van varios meses que te dice que olvidó pagar la renta es un foco rojo, incluso también si llega a retrasarse en el pago, recuerda que también tu historial puede verse afectado.


El mago

Si te encargas de llegar tu alacena y refrigerador para sobrevivir durante toda la quincena y de pronto desaparecen, habla con él. Si han llegado a un acuerdo en el que pueden tomar cosas del otro o deja en claro que no porque vivan en el mismo lugar, tus cosas son suyas.

No esta bien que use tus cosas sin permiso, entra a tu habitación o la comida que toma no la repone. Esta dinámica varía dependiendo de la confianza entre ustedes, pero no permitas abusos.


Quejumbroso

Vivir juntos significa que deben encontrar un punto medio entre su rutina, actividades e incluso, aunque parezca obvio, la organización y forma de vivir. 

Sin embargo, si a pesar de que estés haciendo las cosas bien, siempre encuentra algo de lo qué quejarse y no le gusta; evítalo. Esto no traerá tranquilidad a tu hogar, en algún punto podrían llegar a discusiones.


Fiesta en mi casa

Una que otra fiesta es divertida, sin embargo, si tu roomie pone tu casa a cada rato, cuidado, si tu rutina es muy diferente. Llegará un punto en el que sus reuniones te sacarán de quicio y cada fin de semana estará lleno de personas que te quitarán la tranquilidad de disfrutar tu propio espacio.


No respeta las reglas del edificio

Si el edificio tiene reglas como horarios para fiestas, además de respetar los espacios comunes y tu roomie no lo hace, cuidado, porque esto podría ameritar primero una llamada de atención y en caso de reincidencia hasta rescisión de contrato.


 



Jannette Figueroa Maya

relacionados

La nueva forma de rentar en CDMX

Conoce más